Una nota en auto-aceptación…

Hoy te quiero compartir algo de lo que hablamos a menudo en los procesos que acompaño, y que al leer una frase recientemente, me impactó porque creo que tiene mucho sentido:

Las personas debemos aceptarnos a nostras mismas antes de que cualquier cambio ocurra – tu decisión de aceptarte, es un acto de autocompasión.

Puede parecer contradictorio pero primero me acepto, para dar via al cambio.

En el momento en que me hago consciente de que hay cosas que no me gustan de mi misma, y las quiero cambiar, hago el trabajo interior para darme cuenta de dónde vienen.

Y me doy cuenta que tal vez he creado una imagen de misma que ya no me sirve para lo que quiero crear… Acepto esto como lo que es. No es culpa de nadie, no me hicieron algo que me hizo asi.

Puede ser que haya creado una un interpretación de cierta situación, que en su momento me fue útil. Para protegerme. Esto hace parte se mi, y aunque quiero cambiar, no lo puedo rechazar. 

Una vez lo veo, puedo reconocer que hay un apego inconsciente a esa idea.

Lo ves?

Y entonces lo observo. Lo percibo y lo asumo, para poder tomar acción, para permitir y crear el cambio que quiero crear en mi.

Para poder soltar, primero lo acepto. Me acepto.

Esto no solo resume lo que es este emocionante viaje de cambio, sino que también me recordó mi propio proceso.

He estado ya por varios años trabajando en mi misma, y haciendo muchos cambios en mi vida. No porque no me gustara quien soy, precisamente lo contrario. Porque me he reconectado con quien soy, y al aceptarme, he decidido hacer cambios que me benefician, me llenan, y me satisfacen.

La autoaceptación no significa resignarte, o victimizarte. 

Significa hacerte consciente, darte lo que necesitas, para poder transformarte – o volver a tu esencia, como lo veo yo.

Como dice mi tocaya Caro Jaramillo en su canción Abrázate: abrázate a todo lo que fuiste alguna vez…

Abrázate a todo lo que fuiste alguna vez…

Caro Jaramillo Música

qué piensas?