VOLVIENDO…

Mi vida es un desastre en este momento.

Así es como se puede sentir después de 2 meses de viajar entre países, tomar vacaciones aquí y allá, trabajar desde habitaciones de hotel (con mal Internet, aaagh!), Estar fuera del gimnasio, y dentro y fuera de mis rutinas y comida habituales. Y ahora, además estar en el otro lado del mundo, tratando de encajar todo en una nueva zona horaria.

Imagino lo que estás pensando pensando, ay Caro!, pero si esa es una vida de ensueño! Y sí, estoy muy feliz y agradecida por lo que puedo experimentar. Disfruto de muchas de estas cosas, y ahora estoy de regreso en mi ciudad natal, lo cual me encanta!

Precisamente, estoy compartiendo esto porque cuando recibí este mensaje de mi mente, que mi vida es un desastre, que soy un desastre por no hacer todo a la perfección, me detuve y pensé: ¿es eso cierto? … y no lo es.

Lo que ha pasado realmente es que he tomado decisiones, y estas tienen sus consecuencias, resultados de mis acciones o no acciones. Y quiero ser responsable de ello, y de cómo me siento. Porque aunque casi todo ha sido inusual últimamente, he tenido la oportunidad de visitar a amigos y familiares, probar nuevas comidas, visitar lugares y DESCANSAR. ¡Todo eso ha sido maravilloso!

Y ahora quiero volver. SIEMPRE podemos volver o empezar.

No porque hayan pasado 2 meses y sea “ya casi el final del año”, no tiene sentido volver a intentarlo, reanudar, reiniciar. Este es mi punto. Sé por experiencia que aquí es donde mucha gente se detiene. ¿Te suena familiar?

Si es así, intenta lo siguiente:

  • Re-planifica y comienza con algo pequeño. Evalúa cómo puedes hacer lo que te gustaría comenzar a hacer. Incluso si ya lo hiciste antes. Da pequeños pasos, incorpóralos a tu vida, acostúmbrate a ellos y pasa al siguiente nivel cuando puedas.
  • Mente de principiante y compasión: disponte a fallar e intentarlo de nuevo. No pretendas la perfección. Hagas lo que hagas, lo estás aprendiendo. Incluso si ya lo hiciste antes. Presta atención a tu mente, ¿qué te está diciendo? ¿Cómo puedes hablarte con más amor y paciencia?
  • Se consistente: sigue intentándolo. Si por algún motivo te detienes, vuelve al primer punto.

Esto es lo que estoy haciendo aquí también.

Hay tantas historias, fotos y aprendizajes que me encantaría compartir contigo. Es tanto que cuando lo imagino empiezo a sentirme abrumada, y también me estaba sintiendo mal por “desaparecer” y no escribir durante tanto tiempo.

Pero luego pensé, ¿cuál es el paso más pequeño que puedo dar hacia lo que me gustaría hacer? … y esto es. Volviendo.

Además, puede que este no sea mi mejor escrito, pero estoy feliz de compartirlo contigo hoy.

Me siento llena de energía y lista para retomar.

Y tu? Cómo te sientes?

qué piensas?