MOTIVACIÓN. Un libro, un par de historias y algunas preguntas.

La Sorprendente Verdad Sobre Qué Nos Motiva por Daniel H. Pink.

Cuando empecé a leer este libro, no pensé que escribiría sobre él. Está muy enfocado en empresarismo y liderazgo, pero lo encontré fascinante. ¿Por qué? Porque explica exactamente cómo funciona la motivación y la ciencia detrás de ello. Y ya sabes cuánto amo la ciencia 🙂

Explicaré un poco más en un momento. Primero déjame contarte una historia.

Al final del libro, el autor comparte 20 preguntas para fomentar conversaciones sobre la motivación. Porque, como dice él:

“Así es como cambia el mundo, de conversación en conversación”.

daniel h. pink

Realmente me inspiré con esto. Así que voy a responder a una de esas preguntas aquí:

¿Cómo ha afectado la Motivación 2.0 tus experiencias en la escuela, en el trabajo o en la vida familiar? Si la Motivación 3.0 hubiera sido la ética predominante cuando eras joven, ¿en qué habrían diferido tus experiencias?

Ok, un poco de contexto. El autor inicia comparando la motivación con un sistema operativo que necesita una actualización. Es este Motivación 2.0, basado en recompensas “si-entonces” o “zanahorias y palos”, es la versión obsoleta. La actualización es Motivación 3.0, que se basa en 3 factores: autonomía, maestría y propósito. Más sobre esto muy pronto.

Volviendo a la pregunta. Una vez que la leí, inmediatamente pensé en lo que más me gustaba cuando era una adolescente. La música. Solía ​​tocar la guitarra todo el día después del colegio. Tocaba la misma canción una y otra vez hasta que me salía bien. Iba a una academia una vez a la semana y luego practicaba todos los días.

Al final de la secundaria, cuando llegó el momento de decidir qué “hacer con el resto de mi vida” y aplicar a la universidad, no pensé en la música. Realmente no sé por qué. Y después de hacer pruebas psicotécnicas y un par de conversaciones con la psicóloga del colegio, me fui por Publicidad.

La universidad era otro cuento. Un horario diferente, nuevos amigos y tareas que, a diferencia de cuando estaba en el cole, elegí hacer. Finalmente, me ocupé tanto que “olvidé” la guitarra. Después de graduarme e iniciar a trabajar en publicidad, la vida continuó. Y en algún momento, empecé a arrepentirme de haber dejado algo que solía amar tanto.

Entonces, ¿cómo me afectó la motivación 2.0 en esta situación?

Bueno, supongo que simplemente no veía la música como una forma de vida, y debido a que tenía una mentalidad de “si-entonces” en ese momento, asumí que si no iba a la universidad para estudiar una carrera que me permitiría para conseguir un “buen trabajo”, no habría podido tener la vida que deseaba. Aunque realmente no sabía lo que quería, solo tenía 17 años.

Si hubiera pensado que podía hacerlo (autonomía – y creer), no es que nadie me haya dicho qué estudiar, pero creo que a medida que crecemos aprendemos a “seguir el guión”; si hubiera pensado que si seguía tocando y aprendiendo, me destacaría (maestría); y que tenía una misión a través de la música en este mundo (propósito), tal vez habría considerado una carrera como música.

Eso responde a la pregunta, pero en realidad, no tengo ninguna queja sobre cómo ha sido mi vida a partir de ahí. A estas alturas, me he dado cuenta de cuál es mi misión y todo lo que hago ahora cumple un propósito. Además, volví a tocar la guitarra hace unos años 🙂 y realmente lo disfruto mucho como hobby.

Yo y mi guitarrita de viaje: El Guitabebé

Ahora, me encantaría profundizar en los conceptos del libro, para que puedas considerar por qué o cómo motivarte en la vida. ¿Sigues conmigo? … ¡Vamos pues!

Los 3 factores esenciales de la motivación 3.0

Como lo mencioné antes, Pink presenta 3 factores que son esenciales para la motivación. Todos ellos son naturalmente humanos, y esto ha sido respaldado por extensa investigación durante ya varios años.

A continuación lo que él llama el resumen de fiesta del cóctel:

Cuando se trata de motivación, existe una brecha entre lo que la ciencia sabe y lo que hacen las empresas. Nuestro sistema operativo empresarial actual, que se basa en motivadores externos de zanahoria y palo, no funciona y, a menudo, daña. Necesitamos una actualización. Y la ciencia muestra el camino. Este nuevo enfoque tiene tres elementos esenciales: (1) Autonomía, el deseo de dirigir nuestras propias vidas; (2) Maestría, el impulso de mejorar cada vez más en algo que importa; y (3) Propósito, el anhelo de hacer lo que hacemos al servicio de algo más grande que nosotros.

daniel h. pink

No solo en las empresas, hemos aprendido a recompensarnos con motivadores externos que, si no se alinean con nuestros motivadores internos, simplemente no funcionarán.

Veamos:

Los seres humanos tenemos un impulso biológico que incluye el hambre, la sed y el sexo. También tenemos otro impulso reconocido desde hace mucho tiempo: responder a las recompensas y los castigos en nuestro entorno. Pero a mediados del siglo XX, algunos científicos comenzaron a descubrir que los humanos también tenemos un tercer impulso, lo que algunos llaman motivación intrínseca.

daniel h. pink

Y ese tercer impulso es uno de estos elementos, o los 3, o una combinación de 2 de ellos:

1. Autonomía

Nuestra configuración predeterminada es ser autónomos y autodirigidos.

Las personas necesitan autonomía sobre la tarea (lo que hacen), el tiempo (cuándo lo hacen), el equipo (con quién lo hacen) y la técnica (cómo lo hacen).

daniel h. pink

En mi programa de coaching, esta es a menudo una de las cosas que discutimos. Algunas personas vienen con la expectativa de que les diré qué hacer. No lo haré. Trabajamos en conjunto para que puedas descubrir qué necesitas hacer y cómo hacerlo. Para que funcione para ti. Lo que funciona para mí puede que no funcione para ti de la misma manera. Y eso es lo bonito de la autoconciencia.

2. Maestría

Mientras que Motivation 2.0 requería cumplimiento, Motivation 3.0 exige compromiso. Solo el compromiso puede producir maestría, ser mejor en algo que importa.

daniel h. pink

¿Cuántas veces te caíste cuando estabas aprendiendo a caminar? … por supuesto que no te acuerdas, pero todos hemos visto bebés en esa etapa. No se rinden, siguen intentándolo y la sensación de logro los mantiene en marcha. Hasta que lo dominan y empiezan a correr.

La maestría es una forma de pensar: requiere la capacidad de ver tus habilidades no como finitas, sino como infinitamente mejorables.

DANIEL H. PINK

Somos nuestro propio experimento. Recién la semana pasada, recibí este mensaje de tres fuentes diferentes. Y tiene mucho sentido. Si no sabemos de lo que somos capaces, intentemos repetirlo. Esfuérzate por mejorar, no por el objetivo final, y mira qué pasa.

La maestría es un dolor: exige esfuerzo, determinación y práctica deliberada.

daniel h. pink

Repetir. Repetir. Repetir. ¿Suena aburrido? Es la única forma.

Podría escribir un libro entero sobre esto. Los hábitos son lo que repetimos; para mejorar en cualquier cosa necesitamos repetir. Para cambiar un comportamiento, necesitamos repetir. Para aprender, necesitamos repetir. Repite, repite, repite.

Y la maestría es una asíntota: es imposible alcanzarla por completo, lo que lo hace frustrante y atractivo a la vez.

daniel h. pink

Esto puede ser una mala noticia para ti. Yo lo encuentro fascinante, y es algo que todavía estoy aprendiendo en mi experiencia como emprendedora y a través de mi propia autoconciencia. La perfección no existe.

O al menos la perfección como la imaginamos. La naturaleza es perfecta y el cuerpo humano también es perfecto, 100%. PERO lograr la perfección en algo que hacemos es imposible. Sin embargo, esta no es una razón para dejarlo. En realidad, es LA razón para seguir adelante. Porque no sabemos de lo que somos capaces, hasta que lo hemos intentado suficientes veces.

3. Propósito

Los seres humanos, por su naturaleza, buscan un propósito, una causa mayor y más duradera que ellos mismos.

daniel h. pink

Aquí viene lo bueno. ¿Propósito? ¿Pasión?

Cuando estaba buscando trabajo en el Reino Unido, leí mucho y seguí varios canales de YouTube sobre cómo buscar trabajo, y TODOS hablaban sobre “lo que te apasiona”… recuerdo que yo pensaba: no tengo una pasión, lo que necesito es un trabajo. .

Y claro, mientras estás pagando el alquiler con tus ahorros en Londres, es apenas lógico. No tenía idea de lo que eso significaba y lo gracioso es que, me acabo de dar cuenta mientras escribo estas líneas, tan pronto como conseguí trabajo, creé la primera versión de este blog. Que trataba de la felicidad.

Conseguí ese trabajo en marketing digital, y tuve otros dos puestos en digital después de eso. ¿Quién hubiera pensado que terminaría trabajando en mi propia felicidad, bienestar y el de los demás?

No estoy diciendo que todo el mundo tenga que vivir de su pasión. Pero sí creo que si todas las personas hicieran algo que cumple con su propósito de vida, el mundo sería mejor.

Y fueron en realidad las oportunidades que tuve en mi último trabajo, las que me permitieron descubrir plenamente mi pasión y dar el salto para convertirla en mi trabajo. Mientras trabajaba como gerente de proyectos, creé, junto con un equipo, un boletín de bienestar en esta compañía; dí charlas sobre hábitos y estilo de vida saludable, y dirigí el grupo de mujeres en mi oficina.

En el libro, Daniel H. Pink explica cómo las empresas y los gerentes pueden hacer esto por sus empleados, para que se mantengan motivados en el trabajo. Porque no todo el mundo quiere ser emprendedor. Y creo que si yo hubiera querido seguir mi carrera de coaching y oratoria dentro de esa empresa o en una similar, podría haberlo hecho.

Por último, y antes de dejarte con otro par de preguntas iniciadoras de conversación o autoreflexión, me encantaría compartir algo más del libro. Para que podamos enseñar a nuestros niños y niñas a cultivar la motivación:

AYUDE A LOS NIÑOS A VER EN PERSPECTIVA: 

En los sistemas educativos inclinados hacia exámenes estandarizados, calificaciones y recompensas “si-entonces”, los estudiantes a menudo no tienen idea de por qué están haciendo lo que están haciendo. Dele la vuelta ayudándoles a vislumbrar el panorama general. 

Independientemente de lo que estén estudiando, asegúrese de que puedan responder estas preguntas: 

  • ¿Por qué estoy aprendiendo esto?
  • ¿Qué importancia tiene para el mundo en el que vivo ahora? 

Luego salga del aula y aplique lo que están estudiando. Si están aprendiendo inglés, llévelos a una oficina, una tienda o un centro comunitario donde realmente puedan hablar el idioma. Si están estudiando geometría, pídales que elaboren planos arquitectónicos para agregarlos a su escuela u hogar. Si están haciendo historia, pídales que apliquen lo que han aprendido a un evento en las noticias. Piense en ello como la cuarta R: lectura, escritura, aritmética. . . y Relevancia.

Encuentro esto realmente interesante porque lo que hace es ayudar a los niños y niñas a mantener la curiosidad (algo que ya es natural en ellos y ellas) y buscar un propósito desde el principio de sus vidas.

Espero hayas disfrutado esta entrada, y que tengas ahora una mejor idea de cómo los seres humanos nos motivamos y nos mantenemos así. Te invito a responder la pregunta que respondí yo primero arriba, y estas otras dos también sugeridas por el autor:

  • ¿Hay algo que alguna vez quisiste masterizar que hayas evitado por razones como que soy demasiado mayor o nunca seré bueno o buena en eso, o sería una pérdida de tiempo? ¿Cuáles son las barreras para intentarlo? ¿Cómo puedes eliminar esas barreras?
  • ¿Cuáles son las cosas que realmente te motivan? Ahora piensa en la última semana. ¿Cuántas de esas 168 horas se dedicaron a estas cosas? ¿Puedes hacerlo mejor?

Si quieres discutir este tema o te resulta demasiado difícil, envíame un mensaje aquí.

O agenda una llamada de 30 minutos conmigo usando este link: https://freecallCaro.as.me/30mins

Me encantaría conversar.

Caro

qué piensas?