Nota sobre el amor propio…

Cuánto te quieres? Te lo dices a menudo? Así como lo dices a las personas a tu alrededor?…. Qué haces cada día para demostrarte el amor que te tienes?

Estas preguntas me las he hecho yo misma recientemente luego de algunas conversaciones con mi coach. Precisamente porque, considerándome una persona feliz y sintiéndome siempre contenta con mi vida, nunca había reflexionado sobre la imagen que tengo de mi misma. Y es por eso que hoy quiero compartir algunos conceptos e ideas para ayudarte a que hagas tu también algunas reflexiones. He descubierto muchas cosas y estoy segura de que tú también te podrías beneficiar.

Cuando se habla de baja autoestima, inmediatamente pensamos en personas con muchos problemas, relaciones tóxicas, y hasta extremos como alcoholismo o drogadicción. Sin embargo, por definición según wikipedia:

La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamientos dirigidos hacia uno mismo, hacia nuestra manera de ser, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen: es la evaluación perceptiva de nosotros mismos.

Me suena muy interesante el tema de que sea un conjunto de cosas, y no solo una…  es decir, que si dirigimos nuestra atención a cada uno de estos elementos: percepción, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y comportamientos nuestros, podemos identificar algo así como un rompecabezas, que define la imagen que tenemos de nosotros mismos.

Al hacer una búsqueda rápida de significado, me encuentro con algunas frases interesantes: 

La autoestima está relacionada con la autoimagen, que es el concepto que se tiene de uno propio, y con la autoaceptación, que se trata del reconocimiento propio de las cualidades y los defectos.

Se utiliza en el habla cotidiana para referirse, de un modo general, al valor que una persona se da a sí misma.

Y me llama la atención en especial esta palabra “valor”… qué tanto te valoras?. Cuál es el diálogo interno que estás tendiendo hacia tu ser? El diálogo interno es lo que te dices todos los días, y es eso lo que se vuelve tu realidad.

La buena noticia es que la autoestima puede cambiar, y así como puede ser afectada o influenciada negativamente por factores externos. También puede ser cultivada y cuidada interiormente; y así como creamos una relación con otra persona, podemos crear esa relación de aprecio y valor con nosotrxs mismxs, y aprender a querernos más y mejor, a través del autoconocimiento y la autoaceptación. 

Y que son esos? Te estarás preguntando… O tal vez estás pensando que ya te conoces muy bien, te aceptas como eres, y por eso no tienes más opción que vivir “la vida que te tocó”.

Te voy a dar un ejemplo: mientras escribía este post, hice una pausa y pensé que estaba bien hasta aquí, pero que antes de terminarlo, debería leerme un libro; informarme sobre el tema autoestima, aprender más y luego terminar de escribir… Aunque me gusta mucho aprender, me dí cuenta que en ese momento lo que estaba haciendo era desconfiando de mi misma. Pensando (inconscientemente) que no era suficiente mi experiencia y el camino que llevo recorrido hasta ahora como para poner este tema en mi blog… lo ves?

No me había dado cuenta de esto antes, y aunque seguro valdría la pena leerse un libro para compartir conocimiento, lo que quiero es compartir mi experiencia y a través de ella inspirarte a que te hagas estas preguntas… A auto-observarte, para que te puedas “pillar” en pensamientos que te disminuyen, que te limitan y te detienen.

Según la pirámide de Jerarquía de Necesidades Humanas de Abrahan Maslow (Teoría sobre la motivación humana):

La necesidad de autoestima es la necesidad del equilibrio en el ser humano, dado que se constituye en el pilar fundamental para que el individuo se convierta en la persona de éxito que siempre ha soñado o en un ser humano abocado hacia el fracaso, el cual no puede lograr nada por sus propios medios.

En mi opinión, estos son los dos extremos – el estado de completo equilibrio y éxito, y el fracaso. Pero que hay en el espectro medio de estos dos extremos donde tal vez nos hemos acostumbrado a vivir?… Diría que hay oportunidad.

Oportunidad de mejorar, de trabajar en sentirte mejor, en ser mejor no para otras personas, sino para ti. Para convertirte en esa persona que sueñas ser y para que puedas crear lo que quieres para ti.

Y tal vez te preguntes,  y para qué ser mejor si así estoy bien?…. Y yo te pregunto: estas bien?… No respecto a otras personas, sino respecto a ti mismx, respecto a quien quieres ser y hacer.

qué piensas?