DE ALGO NOS VAMOS A MORIR… entonces, para qué “ser saludable”?

Creo que para vivir una vida plena se necesita más que la mentalidad o el dinero, depende del punto de vista del cual lo miremos.

Si lo analizamos mejor, o si recordamos una enfermedad (leve o grave), podemos evidenciar como un cuerpo saludable es lo que nos permite hacer la gran mayoría de las cosas que queremos hacer en la vida.

Ser saludable no es una moda o un trendtopic, aunque tal vez sí lo sea, pero va mucho más allá de eso. La definición de estar saludable, según la organización mundial de la salud, se refiere a un “estado de bienestar completo, mental, físico y social, y no simplemente la ausencia de enfermedad”. Llevar un estilo de vida saludable es la forma de llegar a ese estado, y hasta de mejorarlo.

Cuando hablo de estilo de vida, me refiero a la forma en la cual vivimos, los valores en los cuales basamos nuestras decisiones. Y los valores son los principios o estándares de comportamiento, la percepción de lo que es importante en la vida. Cada quien tiene los suyos, sin embargo, nuestras percepciones llegan de la información que recibimos a lo largo de la vida. Esta tema podría ser otra entrada completamente diferente. Para no salirme del tema, continuaré con el estilo de vida…

Lastimosamente el tema saludable está nublado por desinformación, creencias y verdades a medias que benefician a pocos. Por ejemplo, si antes de prescribir un medicamento, los doctores nos contaran cuáles son los posibles efectos secundarios, y cuales son las alternativas que tenemos respecto al objetivo del medicamento, creo que tomaríamos decisiones diferentes. O si desde pequeños nos contaran que el ejercicio físico no solo fortalece los músculos, sino también los huesos, el sistema cardiovascular, nervioso, e incluso mejora la concentración y estado de ánimo; si crecieramos creyendo que los ancianos pueden ser fuertes y que parte del deterioro humano no es natural de los años, sino que es consecuencia de los hábitos de vida?

Ernestine Shepherd a 84 años hoy, la fisicoculturista más veterana del mundo, o Arnold Schwarzenegger, de 72, no son super humanos! Ernestine inició a entrenar a sus 61 años! Y aunque Schwarzenegger a sus 14 ya entrenaba, ambos afirman que se sienten jóvenes, capaces, y consideran el ejercicio muy importante en sus vidas.

Parece increíble pensar (y saber) que las principales causas de muertes en el mundo son prevenibles! Los enfermedades cardíacas, la diabetes tipo 2 y muchos tipos de cáncer son consecuencia de nuestro estilo de vida… llevar un estilo de vida saludable es la forma de prevenir, tratar, y en algunos casos revertir estas enfermedades. Por qué siendo así, las personas no lo hacen? Y se limitan a ser sentenciadas a tomar medicamentos por toda la vida, a vivir frustradas o a morir tempranamente?

No solo es la ausencia de enfermedad, cuando llevamos un estilo de vida saludable, nos sentimos mejor! Con nosotros mismos y con quienes nos rodean. Sabes por qué? Por qué ser saludable es estar bien! Si crees que eres saludable y no te sientes bien, tal vez debas cambiar algo.

No solo nos sentimos mejor. Nos vemos mejor! Al llevar un estilo de vida saludable, automáticamente se llega al peso saludable, mejora tu nivel de energía, tu piel, tu pelo, tus uñas! De qué sirve untarse cremas, o tomar suplementos, si no te alimentas bien?… de nada! Te ha pasado ves algunas personas después de mucho tiempo y parecen siempre estar jóvenes? Qué crees que hacen éstas personas?… podría apostar que la mayoría han cambiado sus hábitos de vida, o los han mantenido en el tiempo.

Podrías estar pensando que todo esto es muy superficial, que la imagen no importa o que “de algo nos vamos a morir”. Esto lo he escuchado muchas veces, sin embargo, una cosa es morir porque es la naturaleza de la vida, y otra padecer una enfermedad o insatisfacciones creadas por tu estilo de vida. Aunque si eres de las personas que se preocupa poco por si mismas, pero mucho por los demás, te cuento que las decisiones que estás tomando respecto a tu estilo de vida, también afectan el planeta y los recursos disponibles para las nuevas generaciones. Así es que si tienes hijos, sobrinos, nietos, o te importa lo qué le estamos dejando al futuro, ten en cuenta que tanto el transporte de alimentos de unos países a otros, cómo la industrialización de productos de origen animal, es más de lo que nos podemos permitir como planeta. Y reduciendo el consumo de éstos, no solo ayudas a mantener la salud de tu cuerpo, si no al equilibrio de tu propio ecosistema.

Por esto, lo que he adoptado como misión, es hacer de éste un mundo más saludable. Porque no soy sólo yo o quienes me rodean. Creo firmemente que si contribuyo con mi conocimiento y experiencia a cambiar la vida de una persona, estoy ayudando a cambiar la vida de varias personas! Y de nuevas generaciones, y a su vez, ayudando a la conservación del planeta tierra… te suena muy pretencioso? Así es.

Mi trabajo: coaching, charlas, recetas, entrenamientos

Desde que me certifiqué como health coach y entrenadora fitness, he ayudado oficialmente a más de 20 personas a hacer cambios en sus vidas. Como resultado estas personas se sienten más energizadas, mejor con ellas mismas, han adoptado nuevos hábitos y han trabajado para lograr sus objetivos. Quienes tienen hijos, los están transmitiendo a sus pequeños y a sus parejas, madres, hermanos y hermanas. Es un efecto multiplicador! 

Muchas otras personas me han contado de sus reflexiones, decisiones y pequeños ajustes en sus estilos de vida, gracias a mi obsesión con la alimentación saludable y el ejercicio, que tal para algunos parezca demasiado.

No pretendo fastidiar a nadie y la razón por la que yo misma llevo un estilo de vida saludable es para seguir existiendo, y no lo quiero solo para mi. Quiero seguir teniendo la energía para ayudar, multiplicar, guiar a más personas en su camino hacia la autodisciplina, autoconfianza y autogestión.  Educar en construcción de buenos hábitos, para que vivan mejor e impacten sus entornos con su BIEN-ESTAR ✨🍃💜

qué piensas?