LA PANDEMIA TENÍA QUE LLEGAR A SACUDIRNOS… una reflexión familiar sobre el reseteo mundial

4 minutos de lectura

Todos hablando de lo mismo, y es que es imposible no hacerlo, este tema nos afecta a todos, literalmente!… pero de qué manera? Actualmente Simo y yo tenemos la fortuna de estar viviendo con mis padres, y ésto no sólo nos ha permitido atravesar esta crisis juntos, también nos dimos a la tarea de hacer un ejercicio en familia – aprovechando el expertise de mi padre –  “constelamos” nuestras posiciones individuales respecto al Coronavirus, para analizarlas más allá de las perspectivas racionales. Y las siguientes son las conclusiones, en palabras de mi padre, Javier Jaramillo:

Se nos ocurre que ésta realidad del Covid-19 la tenemos que pensar simultáneamente en cuatro planos:

  • El plano micro: personal, interior, de las emociones, los miedos, de las expectativas, las creencias y las esperanzas más íntimas y personales.
  • El plano próximo: de la familia, los amigos, las comunidades a las que pertenecemos, los clientes, el gremio, los grupos de interés más cercanos.
  • El plano de la sociedad: los gobiernos, las élites, la economía, la comida, la salud; la comunidad internacional, la burocracia mundial del clima y de los ODS (objetivos de desarrollo sostenible).
  • Y la dimensión del planeta y de la vida.

Éstos son realmente planos inseparables, constituyen el sistema de lealtades en el que algunos nos movemos.

En nuestra reflexión familiar nos llamó la atención que casi sesenta años de convenciones, protocolos y retóricas, no fueron realmente capaces de mover a velocidades razonables la inercia del mundo hacia un modo de pensar y de actuar coherente con la vida, con lo esencial, la austeridad, la fraternidad y la solidaridad… tuvo que venir la pandemia como esa sacudida para que con poca o con mucha reflexión nos movamos de lugar y nos reseteemos en el mundo, y por fin escuchemos lo que no hemos querido oír, o lo que hemos escuchado y no ha modificado sustancialmente nuestro modo de vivir.

Lo segundo que viene a nuestra conversación es la actitud y el papel de quienes están poniendo el pecho, los héroes, el cuerpo médico y todo el personal de servicio de la sociedad: policías, bomberos, científicos, recolectores de desechos, vigilantes, personal de servicios, servidores públicos, voluntarios, todos ellos y sus familias…

Nos da la impresión que, si estamos “esperando” a que la situación “pase” estamos equivocados… no va a pasar… no se trata de una pausa “para volver a la normalidad”. Nos resuena aquello de que “no volveremos a la normalidad porque el problema era la normalidad”. 

La normalidad ha creado el problema y nos refleja todas las dificultades que estamos teniendo para enfrentarla. Todo lo que sabemos hacer de manera convencional, muchas veces regulada y normalizada, ahora resulta inapropiada para la nueva realidad.

Nos da la impresión que esa nueva realidad, por un tiempo, que no será corto, tiene que ver con dos cosas: la base de la vida y lo más superior de la pirámide de la vida: es decir, la nueva realidad está signada por encontrar soluciones para la comida, el trabajo, la salud y el equilibrio emocional de la gente; y todo eso en clave o en coherencia con la preservación y la generación de condiciones para la vida en armonía con la naturaleza…

Bienvenidos al reseteo, a la simplicidad y la austeridad, nos damos la bienvenida al interés superior por la vida y la coherencia con la voz del planeta.

Desde ya estamos atentos al personal de servicio que está poniendo el pecho a mitigar la situación y estamos buscando la manera de ponernos activos y al servicio de la causa superior, del planeta y de la vida.

Constelando el Coronavirus, no para entender la situación sino para evaluar nuestra posicion frente a ella. Esta es la imagen de los elementos al final de la sesión.
Así se vió nuestra constelación de los elementos al final de la sesión


4 thoughts

  1. Caro, gracias por esta reflexión ❤️ Tenía que decirse, y se dijo! Gracias a tu papá, me aclaró mucho los sentimientos con los 4 planos! Pienso que ahora tenemos una misión oculta: los repobladores. (Sí literalmente)

  2. Si las constelaciones nos ayudan a explicar el ahora, está más que ninguna nos remonta a lo primitivo, a esa necesidad de volvernos a sentir, a rehacer los apegos, a fortalecer los vínculos como lo único que nos da certezas y seguridad

qué piensas?